Transplantes: Beneficios para Todos

julio 22, 2013
Comments off
196 Views

El tráfico de órganos es un problema que aqueja a todas las personas del mundo. A su vez el transplante de los mismos salva miles de vidas por año, es por esto que en Argentina se declaró una ley para que todos los que necesiten un transplante puedan recibir su órgano a tiempo. Pero puede que esta ley sea utilizada por el mercado negro de venta ilegal de órganos, para cubrir algunas de sus acciones, esto es lo que la hace tan controversial.


¿Qué es el tráfico de órganos?
Hoy en día hemos escuchado hablar en distintos medios sobre el tráfico de órganos, es decir, el transplante de órganos de una a otra persona, donde el donante busca un beneficio económico o es intervenido sin el consentimiento propio o el de su familia. La intervención sin consenso de la persona y venta de órganos, es considerado totalmente ilegal.

Ley del donante presunto
A pesar de que el tráfico de órganos es un mal que aqueja a todo el mundo cabe destacar la importancia de los transplantes que se realizan a diario, con objetivo de salvar vidas. En Argentina el 1° de diciembre del año 2005 se declaró una ley llamada “ley del donante presunto”, la cual es una modificación de la 24.193 votada en 1993. Esta establece que todas las personas mayores de 18 años de edad fallecidas, deberán donar sus órganos, a menos que dejen constado lo contrario por escrito.
Esta ley trajo consigo muchos cuestionamientos, ya que antes el rastro del tráfico de órganos se podía realizar mediante las personas que efectuaban las donaciones. Pero, luego de la votación de la ley esto será más difícil, debido a que todos deben donar.
Por el contrario, tiene como noble propósito evitar el gran número de muertes que se producen por año en el país debido a la falta de donantes.
Aquí se ve claramente un problema, hay un estatuto instaurado que puede llegar a producir un beneficio enorme para una población, mientras que si no lo sabemos utilizar y controlar nos puede hundir en un gran mercado negro, el cual ya existe pero no es totalmente reconocido.
En conclusión podemos mencionar que hay que buscar la manera de que la ley del donante presunto no beneficie al encubrimiento de la venta ilegal de órganos, la cual produce muchos daños, sino que se utilice para la solución de problemas de salud.
En nuestro país se conocen varios casos controversiales. Se han realizado, por ejemplo, denuncias de pacientes diagnosticados de falsas muertes cerebrales, a los cuales se les extrajeron las corneas sin permiso ni el consentimiento de la familia, incluso sin que éstas se dieran cuenta.

Mercado negro mundial
Hoy en día los órganos más buscados, los que más “se venden” son: los riñones, hígados, corazones, pulmones y córneas.
Se considera que el mercado negro de tráfico de órganos más grande se encuentra en China, donde por ejemplo se han acusado a hospitales por la extracción y luego venta de órganos pertenecientes a presos destinados a pena capital. En subastas por Internet se pueden leer frases como éstas:
“ se ofrece cualquiera de los órganos de un preso de la provincia de Henan, los mismos se entregarán a la persona que puje más alto”
“Córnea de una persona sana con buena vista. Urge la venta por motivos de pobreza”.
“Tengo deudas y necesito el dinero. El precio final es negociable, pero sólo acepto dinero en efectivo”,
Con estas frases publicadas en algunos informes de Internet, antes extraídas de subastas de diferentes sitios, podemos notar como entra en juego la falta de recursos económicos de algunas personas, las que utilizan como salida a su problema la venta de diferentes tejidos de sus cuerpos.

Concluyendo…
Con esta breve información presentada anteriormente podemos concluir que, tanto la venta de todo tipo de tejidos humanos, como la existencia de personas dispuestas a pagar grandes sumas de dinero por ellos, es un problema que nos aqueja a escala global.
En contraposición podemos destacar el funcionamiento serio y organizado de entidades como el INCUCAI (en Argentina) que posee como objetivo primordial salvar vidas a partir del transplante legitimo de órganos (con legítimo nos referimos a que tanto el donante como el receptor son concientes del transplante y están de acuerdo con el mismo). Para facilitar la actividad de estas entidades el gobierno ha promulgado leyes que avalan su funcionamiento como las ya comentadas.
Para finalizar cabe destacar que para el buen funcionamiento de estas leyes hay que buscar la forma de terminar con el mercado ilegal de órganos, así nos aseguraremos de que los beneficios sean solo para la salud humana y no para el lucro económico de algunos pocos.

Comments are closed.