Enzimas… en limpiadores de ropa

febrero 26, 2010
Comments off
236 Views

En este artículo se presenta la utilización de enzimas -aquellas proteínas que actúan como catalizadores biológicos en los seres vivos- para la obtención de productos de limpieza. Esto parece resultar algo relativamente novedoso, pero en realidad se ha pensado en ello desde hace varios años. ¿Qué beneficios trae aparejada esta ‘innovadora’ manera de lavar nuestra ropa?


La biotecnología y su evolución a lo largo del tiempo
En primer lugar, es necesario comenzar a hablar acerca de la biotecnología, ya que la utilización de enzimas en los detergentes es una aplicación de la misma. La biotecnología se constituye como la utilización de organismos vivos y procesos biológicos con el objetivo de producir bienes, tales como productos químicos, combustibles, alimentos, medicamentos; y servicios, como el tratamiento de residuos o el control de la contaminación; útiles para el hombre.
Esta disciplina ha ido evolucionando a lo largo del tiempo, a tal punto que en la actualidad tiene múltiples aplicaciones de suma importancia. La biotecnología tiene una larga historia, que se remonta a la fabricación de
 la cerveza, el vino, el yogurt, o el queso. Esto fue el comienzo de esta ciencia: a través de la fermentación de soluciones de malta o del jugo de uva se podían producir cerveza y vino, respectivamente; y a partir de la leche podía fabricarse yogurt y queso. En aquel momento, aunque los hombres no podían entender de qué manera ocurrían estos procesos, los utilizaban para obtener beneficios.
En la actualidad, los científicos pueden explicar detalladamente cómo es que estos procesos biológicos tienen lugar, y esto ha permitido el desarrollo de nuevas técnicas empleadas para modificar algunos de esos procesos naturales y así poder lograr una variedad mucho más amplia de productos. Además, los investigadores hoy saben que los microorganismos sintetizan compuestos químicos y enzimas que pueden utilizarse de manera eficiente en diversos procesos productivos, por ejemplo en la fabricación de detergentes. Los avances en esta disciplina han sido posibles gracias al desarrollo en el siglo XX de la genética y más específicamente de la ingeniería genética en la década de los ’70. A través de la ingeniería genética, los científicos pueden trasladar los genes de un tipo de célula a otro. De esta manera, consiguen que las células elaboren productos interesantes que de otra forma no elaborarían.

La biotecnología aplicada a la obtención de limpiadores
Entonces, uno de los ejemplos de la aplicación de la biotecnología es la fabricación de detergentes. Al lavar la ropa las enzimas son las que hacen el trabajo sucio de quitar las manchas. Las enzimas no son seres vivos, sino que proceden de ellos. Éstas son catalizadores biológicos, es decir, las células las sintetiza para acelerar las reacciones químicas que en ella tienen lugar y controlar procesos biológicos. Son de naturaleza proteica y poseen una vital importancia en los seres vivos.
La idea de agregar enzimas a los limpiadores de ropa surge a partir del análisis del origen de la suciedad: habitualmente las manchas de la ropa están compuestas por proteínas, grasas y almidón, y a veces estas sustancias pueden actuar como una especie de pegamento entre la suciedad y el tejido de la ropa. Entonces, de la misma manera que las enzimas degradan los alimentos en nuestro cuerpo, pueden ayudar a romper estas uniones, degradando la mancha. Sin embargo, la idea de incluir estas enzimas en los detergentes no prosperó hasta que se llevó a cabo un método para cultivar un número importante de microbios en los fermentadores. Justamente, las enzimas utilizadas industrialmente son producidas en grandes cantidades por bacterias y también hongos que se cultivan en tanques llamados fermentadores.
En este tipo de detergentes, se pueden encontrar distintos tipos de enzimas. Estas pueden ser proteasas, que intervienen en la degradación de proteínas; amilasas, que aceleran la degradación de los residuos de almidón; lipasas, que intervienen en la degradación de lípidos y son capaces de disolver manchas de aceites y grasa; y celulasas, que aceleran la degradación de pequeñas fibras que endurecen la ropa y opacan los colores sin afectar las fibras principales de la ropa.

Beneficios de los ‘detergentes biológicos’
El uso de los “detergentes biológicos” (así se suele llamar a los limpiadores que contienen enzimas) trae aparejado varios beneficios. Por un lado, vuelven más eficientes a los detergentes (ya que actúan sobre los materiales que constituyen las manchas, facilitando la remoción de la misma), y permiten que el lavado pueda efectuarse a bajas temperaturas y en períodos más cortos, lo cual reduce el consumo de energía y las emisiones de CO2. Por otro lado, las enzimas son biodegradables y se descomponen en pocas horas, luego de haber participado en un lavado. Además, reemplazan los productos sintéticos y químicos utilizados en muchos detergentes, que se vienen liberando al ambiente desde hace ya muchos años con un impacto ecológico tremendo.
También es válido mencionar que una molécula de enzima puede actuar sobre muchas moléculas de sustrato (leche, grasa, barro), por lo cual una cantidad pequeña de enzima agregada a un detergente de lavado proporciona un beneficio grande en la limpieza.
Debido a todos los beneficios que supone la utilización de los detergentes biológicos, sería interesante seguir desarrollándolos y mejorándolos, buscando masificar su uso; no sólo debido a su eficiencia a la hora de efectuar el lavado sino también debido a que se constituyen como una alternativa frente a los limpiadores que utilizan productos químicos y otras sustancias que resultan altamente contaminantes para el medio ambiente. Es fundamental que a la hora de adquirir este tipo de productos, se busquen aquellos para los cuales se hayan tenido en cuenta las cuestiones medioambientales para su fabricación. De esta manera, cada uno en su medida, al adquirir estos detergentes biológicos estará evitando un daño mayor al ambiente.

Comments are closed.