Biografía de Nikola Tesla

Octubre 5, 2009
Comments off
90 Views

Nikola Tesla, un científico desconocido y oscuro pero a su vez un inventor grandioso y adelantado a su época. Intentó por distintos medios hacer realidad un sueño propio para el beneficio de toda la humanidad, terminando así, con su trágica muerte; el olvido.


Tesla nació el 10 de julio de 1856 en Similjan, lo que entonces era el Imperio Austrohungaro y actualmente es Croacia. Su padre era un sacerdote serbo-ortodoxo e impulsaba a su hijo a la vocación religiosa, pero Nikola se sintió mas atraído por el instinto desarrollador de su madre, la cual creaba instrumentos para hacer menos tediosas las tareas cotidianas, como por ejemplo el batidor de huevos mecánico.
Con respecto a la mentalidad de Tesla, este fue un genio desde sus primeros años como estudiante, el era apasionado en las matemáticas y en lo que se respectaba a la ciencia, era capaz de memorizar libros completos y realizar complejos cálculos matemáticos mentalmente. Unas de sus ideas de invención fue cuando observó las Cataratas del Niágara y se imaginó una rueda, la cual era girada por agua; treinta años antes de que la planta hidroeléctrica se hiciera realidad.
Luego, entrando en su adultéz, estudió ingeniería mecánica y eléctrica en una universidad de Austria y física en Checoslovaquia; Sin embargo trabajó paralelamente en varias compañías eléctricas y telefónicas por toda Europa. En 1881, Tesla viaja a Budapest para trabajar en una companía norteamericana donde luego es trasladado a Paris para trabajar en la empresa de su gran admirador, Thomas Alva Edison. Allí Nikola pudo completar y compartir su teoría de la corriente alterna en electricidad.
Tres años mas tarde, con la edad de 28 años, sin dinero en su bolsillo y junto con una carta de recomendación para Thomas Edison escrita por uno de sus socios de Europa, Nikola se encamina hacia Nueva York.
Dicha carta decia «Querido Edison: conozco a dos grandes hombres y usted es uno de ellos. El otro es este joven.»
En aquella época Tesla estaba muy interesado en el estudio de la corriente alterna, algo que Edison veía en parte como competencia a sus instalaciones de corriente continua que desde hacía unos pocos años monopolizaba la iluminación de Nueva York y otras ciudades de EE.UU. Aún así Edison contrató a Tesla con el fin de que mejorara sus inventos y los diseños de sus generadores de corriente continua. Pero lo que Tesla no sabía es que Edison absorbía y patentaba todos los inventos que el construía. Pero al final cuando su trabajo se dio terminado Edison se negó a pagarle la recompensa de 50.000 dólares, diciendo que tal promesa había sido «una broma americana». Pero poco después Tesla renunció disgustado al negarle un
ascenso en el sueldo a 25 dolares por semana. Esta decepción fue muy grande en la vida de Nikola ya que Edison fue su héroe, pero por otra parte impulsó a Tesla a perfeccionar sus inventos.
Tiempo más tarde, en 1887 la Western Union Company lo contrató y le proporcionó fondos con los que pudo dedicarse a investigar y trabajar en el desarrollo de los componentes necesarios para generar y transportar corriente alterna a largas distancias. En aquellos años George Westinghouse, inventor de los frenos de aire para los trenes y propietario de The Westinghouse Corporation, compró a Tesla sus patentes para la manipulación de la energía eléctrica y le ofreció además el pago de royalties por la explotación de la energía eléctrica que se generase con sus inventos. Esto supuso un respiro económico para Tesla, quien pudo dedicarse al desarrollo de otros inventos en su propio laboratorio. Por otra parte la recién iniciada comercializacion de la corriente alterna provocó el inicio de la “Guerra de las Corrientes” contra Edison.
Estos dos individuos pelearon de una manera muy particular, como ya se habían prohibido los duelos en ese tiempo, comenzaron a competir, no en el mercado, sino atentando contra la reputación del otro, por ejemplo Edison demostraba en las plazas públicas y en sus conferencias, los peligros de la corriente alterna electrocutando perros y caballos, provocando un estupor en sus colegas. Por otra parte Tesla respondía en exibiciones públicas, como fue la Feria Mundial de 1893 en Chicago, donde Paul Auster muestra en su novela “Moon Palace”: […] Tesla, que medía dos metros y cuya figura llamaba la atención con su negro abrigo de corte clásico y su bombín: “realizó trucos mágicos con electricidad, haciendo girar pequeños huevos de metal en una mesa, y lanzando chispas por las puntas de sus dedos” […]
Despues de varios años de indecisión y a pesar de la fama y el poder de Edison, la corriente alterna logró imponerse, ya que ésta era la mejor alternativa con respecto a los costos de produccion. Y para la gracia de Tesla en 1883 la Westinghouse Corp. fue contratado para desarrollar un generador de corriente alterna en las cataratas del Niágara, lo que en su niñéz había sido su sueño.
Pero todo este periodo no fue luz para Tesla, en este punto la avaricia se impuso a la genialidad, George Westinghouse propuso a Nikola un acuerdo para que renunciase a recibir los royalties, que por cierto iban creciendo, con la excusa de que este gran proyecto tubo un fuerte coste económico en su empresa y por esto debía despedir personas, pero Tesla como no era muy bueno en los negocios aceptó inconscientemente.
Otra mala de las noticias para Tesla, fue el premio Nobel que recibió Marconi con la invención de la radio, cuya mayoría de patentes eran pertenecientes a Tesla, y no fue hasta 40 años más tarde de que la Corte Suprema descubriera estos datos, cuando ya nuestro personaje haya fallecido.
Luegos de las inestabilidades económicas, Tesla logra un nuevo invento que le proporciona otra luz a sus objetivos, Nikola logra encender una lámpara sin cables. Este descubrimiento inició una búsqueda desenfrenada por la trasmición de electricidad a través del aire y por ello dedicó sus últimos años a su gran sueño de transmitir energía de forma aérea, sin cables, aprovechando la coductividad de las capas superiores de la atmósfera, la ionósfera, para distribuirla libremente por todo el planeta.
Por ello, con su último dinero y por colaboración de sus seguidores, Tesla crea una enorme torre de más de sesenta metros de alto llamada Wardenclyffe Tower o Torre de Tesla donde intentó demostrar que era posible enviar y recibir información y energía sin necesidad de utilizar cables. Sin embargo la falta de presupuesto impidió que la estación de radio siquiera se terminara de construir. Nunca llegó a funcionar del todo y la torre fue derribada en 1917 tras doce años de abandono. Hoy se conserva el edificio base con una placa conmemorativa en recuerdo de Tesla que se colocó en 1976, con motivo de su 120 aniversario.
Después de estos golpes y de la creciente interacción bélica entre los paises, las potencias mundiales usaron varios de sus inventos y exigieron a Tesla un invento el cual se llamó “rayo de partículas” que nunca se llegó a terminar, y el famoso “pulso electromagnético” el cual sobrecarga la corriente de los artefactos electrónicos hasta que estos combustionan, y que tampoco se terminó, pero si vemos más adelante de la historia, en 1960, los rusos, los cuales estaban mas interesados en ésta arma, lograron recrearla. Tesla creía que si entregaba este arma a cada país para que lo utilizase como arma defensiva terminarían las guerras que él tanto odiaba.
Años mas tarde Nikola Tesla murió de un infarto en Nueva York el 7 de enero de 1943 en la habitación del hotel en la que vivía. Murió estando solo, casi arruinado y bastante olvidado, rodeado de teorías de conspiraciones y robos debido a la desaparición de muchos de sus papeles, notas y esquemas técnicos.

“En un futuro próximo veremos una gran cantidad de aplicaciones de la electricidad: Podremos dispersar la niebla mediante fuerza eléctrica; Centrales sin hilos se utilizarán con el propósito de iluminar los océanos; Se conseguirá la transmisión de imágenes mediante hilos telegráficos ordinarios (transmisión sin hilos de inteligencia y energía); Otra valiosa novedad será un máquina de escribir operada mediante la voz humana; Tendremos eliminadores de humo, absorbedores de polvo, esterilizadores de agua, aire, alimentos, y ropa; Se convertirá en imposible contraer enfermedades por gérmenes y la gente del campo irá a las ciudades para permanecer allí; Transmisión de energía sin hilos (producida por generadores ambientalmente compatibles) para que el hombre pueda solucionar todos los problemas de la existencia material. La distancia, que es el impedimento principal del progreso de la humanidad, será completamente superada, en palabra y acción. La humanidad estará unida, la guerras serán imposibles, y la paz reinará en todo el planeta.”
Nikola Tesla (1856-1943).

Comments are closed.